Hablemos de sonidos de gatos enojados y cómo manejarlos

El otro día estaba preparando el desayuno cuando escuché un sonido familiar proveniente de la sala de estar, un gruñido de tono bajo, no muy diferente al sonido que hace un monstruo en una película de terror. El sonido rápidamente se convirtió en un aullido, seguido de garras raspando el piso de madera. De hecho, no había criado accidentalmente a un antiguo necrófago; era solo mi gato joven, Salvypoo, 'jugando' con mi viejo calicó malhumorado, Phoenix, que estaba utilizando algunos sonidos de gato enojado para expresar su disgusto con su hermano hiperactivo.

Video cortesía de Angela Lutz.

Si bien no es tan agradable como un suave ronroneo o un maullido inquisitivo, los sonidos de un gato enojado son una forma inconfundible e importante de que tu gatito se comunica. Reconocer cuándo su gato está enojado y ser consciente de por qué sucede lo ayudará a saber cuándo necesita tiempo para descomprimirse y puede evitar que usted se lastime accidentalmente con un rasguño o una mordedura de gato. 

Sonidos de gato enojado: gruñir significa retroceder


Gruñir es a menudo la primera pista audible de que su gato está enojado. Cuando Phoenix se enoja, primero se comunica con el lenguaje corporal: orejas hacia abajo, ojos muy abiertos, la cola moviéndose de lado a lado. Luego viene el gruñido, que comienza como un gruñido de tono bajo como la enojada Marge Simpson y rápidamente se convierte en un aullido si lo que sea que la está molestando no retrocede.

Para muchos gatos, gruñir es solo eso: un ruido de advertencia que probablemente se debe a la molestia, la ira, la agresión o el miedo. Si tu gato está gruñendo, probablemente sea aconsejable que te tomes un respiro antes de intentar acariciarlo o levantarlo para calmarlo.

Sonidos de gato enojado: los gruñidos a veces van acompañados de maullidos enojados

Los gruñidos a menudo pueden ir acompañados de un maullido enojado, que suena como un maullido normal lleno de grava y esteroides. El maullido enojado también se puede usar como una especie de signo de exclamación, puntuando el gruñido como si dijera: 'Y lo digo en serio'. Cuando el maullido se vuelve agudo y multisilábico, eso indica que el gato está especialmente estresado.

Sonidos de gato enojado: silbar significa retroceder, de verdad


Los gatos pueden silbar por muchas razones, pero si tu gato sisea porque está enojado, es más o menos el equivalente a que le arrojes un torrente de maldiciones al idiota que acaba de interrumpirte en el tráfico de la hora punta, es decir, tu gatito está haciendo este sonido porque está muy enojada, o más probablemente por una combinación de confusión, frustración y miedo. Silbar es la respuesta instintiva de un gato a algo que percibe como una amenaza, que podría ser tan intimidante como un veterinario que empuña un tiro o tan mundano como otra mascota que se acerca demasiado a él en el sofá.



En cualquier caso, el silbido es uno de los sonidos de gatos enojados que advierten. Básicamente, es el equivalente felino de un dedo medio, lo que significa que este gato enojado está listo para pelear. Cuando Phoenix sisea, pronto seguirá un golpe de su pata con las garras extendidas. No te acerques a un gato que silba. En cambio, es mejor darle algo de espacio hasta que se calme y se sienta seguro nuevamente.

Lenguaje corporal de gato enojado

Además de los sonidos de gatos enojados como silbidos, gruñidos y maullidos enojados, puedes notar que tu gato está enojado si prestas atención a su lenguaje corporal. Usaré Phoenix como ejemplo. Cuando está tranquila, es la gatita más dulce del planeta: muy gentil, curiosa y cariñosa. Tengo un hijo de nueve meses y ella dejará que la acaricie y la exprima sin ningún indicio de molestia. Durante estas interacciones, sus orejas están erguidas, sus ojos están entrecerrados en una 'sonrisa' y su cola está levantada o moviéndose casualmente de lado a lado. Si vocaliza, es probable que sea un maullido insistente pidiendo más rasguños en la barbilla.

Sin embargo, cuando Salvypoo la ataca juguetonamente, el lenguaje corporal de Phoenix cambia por completo. Sus orejas se aplanan contra su cabeza, sus pupilas se dilatan, sus hombros se encorvan y su cola se mueve violentamente - o se hincha si está especialmente enojada o asustada. Ella también reacciona de esta manera a la aspiradora.

¿Cómo debe responder a los sonidos de un gato enojado?

Cuando se trata de un gato enojado, siempre es mejor prevenir que curar. Cuando se sienten amenazados, los gatos corren por la adrenalina y el instinto, lo que significa que es probable que cualquiera, incluso un padre gato familiar y seguro, se lesione si se acercan. Su mejor movimiento es simplemente alejarse. Si es posible, salga de la habitación o permita que el gato salga de la habitación y se retire a un lugar tranquilo, lejos de lo que perciba como una amenaza.

Nunca castigue a un gato por estar enojado. En cambio, dale a tu gatito algo de tiempo para que se enfríe y, en lugar de acercarte a tu gato, espera a que se acerque a ti. Antes de que te des cuenta, ella estará acurrucada ronroneando en tu regazo de nuevo, haciendo sonidos mucho más amigables.

Miniatura: Fotografía Konstanttin | iStock / Getty Images Plus.

Lea más sobre el comportamiento de los gatos en Catster.com:

  • 5 formas totalmente legales y seguras de drogar a tu gato
  • Gatos haciendo galletas: todo sobre amasar gatos
  • Cómo dejar de morder un gatito