Las cinco dolencias físicas felinas más comunes

La prevención y la detección temprana son las claves para una buena salud de las mascotas. Cuanto más consciente sea de las dolencias y síntomas más comunes de los gatos, mejor podrá responder a los problemas de salud felinos antes de que pongan en peligro la vida. A continuación, se incluye un resumen de los cinco problemas de salud más comunes de los gatos y cómo detectarlos.

Problemas de la piel

Los veterinarios tratan los problemas de la piel de los gatos más que cualquier otro problema de salud felino. Si acicala a su gato con regularidad, a menudo descubrirá problemas en la piel mientras aún son fácilmente tratables.

La picazón y la caída del cabello son los indicios de la mayoría de las afecciones dermatológicas. También puede notar piel seca, escamas, enrojecimiento, cabello graso, granos, ampollas, costras o mal olor a piel. Si su gato se rasca, muerde o se muerde a sí mismo de manera persistente, debe buscar la fuente de la irritación y tomar las medidas adecuadas.

Su veterinario puede ayudar a determinar qué está causando la inflamación. Por lo general, será uno de los siguientes:

  • Alergias a las pulgas
  • Alergias alimentarias o ambientales,
  • Abscesos por mordeduras o rasguños, o
  • Tiña (una infección por hongos).

El tratamiento temprano es esencial tanto para el bienestar de su gato como para garantizar que no sea una afección que pueda transmitirse a usted oa sus otros gatos.

Parásitos

Los parásitos son uno de los problemas de salud más comunes en los gatos, generalmente en forma de pulgas y garrapatas. Las infestaciones de pulgas pueden provocar tenias y causar anemia (especialmente en los gatitos). Las garrapatas también pueden causar anemia y transmitir la enfermedad de Lyme.



Los gatos que padecen alergias a pulgas o garrapatas pueden requerir tratamiento con antihistamínicos o esteroides para controlar la inflamación.

De todas las enfermedades y problemas de salud comunes de los gatos, la infestación por pulgas y garrapatas es la más fácil de prevenir. Mantenga a sus gatos en el interior, aplique tratamiento contra pulgas y garrapatas con regularidad, lave la ropa de cama de sus gatos semanalmente y trate sus alfombras, cortinas y muebles con tierra de diatomeas (un eliminador de pulgas natural y no químico).

Hipertiroidismo

El hipertiroidismo felino es el trastorno endocrino felino más común. Ocurre cuando la glándula tiroides produce demasiada hormona tiroidea, generalmente en gatos mayores.

Los síntomas incluyen aumento del apetito, pérdida de peso inexplicable, aumento de la sed y la producción de orina, vómitos, letargo, debilidad y un pelaje opaco. Es importante consultar al veterinario si estos síntomas están presentes porque la afección ejerce una tensión excesiva en el corazón y otros órganos cuando no se trata.

Hay tres tratamientos a los que la mayoría de los gatos responden muy bien: medicación con metimazol, cirugía y tratamiento con yodo radiactivo. De los tres, el tratamiento con yodo radiactivo es el más eficaz. No es invasivo y devuelve a más del 95% de los gatos tratados a la función tiroidea normal sin necesidad de más tratamiento o medicación.

Obesidad

Estudios recientes muestran que entre el 40 y el 50 por ciento de los gatos tienen sobrepeso. La obesidad felina suele ser el resultado de la alimentación libre (dejar los alimentos secos fuera y disponibles para su gato las 24 horas del día, los 7 días de la semana), los alimentos secos ricos en carbohidratos y un estilo de vida sedentario. Los gatos esterilizados y castrados son más vulnerables debido a que necesitan menos calorías.

Según la Winn Feline Foundation, los gatos obesos tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar diabetes mellitus, el doble de probabilidades de sufrir afecciones cutáneas no alérgicas y están en riesgo de desarrollar una enfermedad hepática, lipidosis hepática.

La comida enlatada para gatos suele ser una mejor opción para un gato que se está poniendo un poco regordete, y las fórmulas para personas mayores tienen menos calorías. Si su gato solo comerá alimentos secos, elija uno que sea alto en proteínas y bajo en carbohidratos, y alimente cantidades medidas por la mañana y por la noche en lugar de dejar abierto el buffet de 24 horas. Aumente su producción de energía a través de sesiones de juego diarias que incluyen mucho correr y saltar.

Si su gato ya es obeso, consulte con su veterinario sobre un programa de pérdida de peso.

Muchas enfermedades y problemas de salud comunes de los gatos están relacionados, directa e indirectamente, con la obesidad, por lo que mantener a su gato en forma asegurará una mejor salud general y menores facturas del veterinario.

Enfermedades felinas del tracto urinario inferior (FLUTD)

La enfermedad felina del tracto urinario inferior (FLUTD) es un término general para una serie de afecciones que afectan la vejiga y la uretra felinas, incluida la cistitis idiopática felina (CIF), los cálculos urinarios y la obstrucción uretral.

Los gatos con FLUTD suelen presentar signos de dificultad y dolor al orinar y orinar con frecuencia. A menudo se observa sangre en la orina. Los gatos afectados pueden lamer sus genitales en exceso y, a menudo, orinarán fuera de la caja de arena.

FLUTD es más común en gatos de mediana edad con sobrepeso que usan una caja de arena en el interior, tienen acceso restringido al exterior y comen una dieta de alimentos secos. Proporcionar un suministro de agua fresca y limpia (las fuentes para gatos son excelentes para esto) aumentará el consumo de agua, lo que ayuda a mantener a raya a los FLUTD.

Aunque nadie sabe exactamente por qué, el estrés parece ser un factor importante en el desarrollo de la cistitis idiopática felina (CIF). Si su gato ha tenido FIC en el pasado, esté atento a los síntomas durante el período de estrés, incluidos los traslados domésticos y la incorporación de nuevas mascotas domésticas.

FLUTD a veces puede ser potencialmente mortal si no se trata dentro de las 24 horas, por lo que requiere atención veterinaria inmediata cuando se observan síntomas.

La mayoría de los gatos experimentarán al menos uno de estos problemas de salud durante su vida. Si su gato es joven y goza de buena salud, considere un seguro médico para mascotas. Le brindará la tranquilidad de saber que la mayoría de sus gastos veterinarios estarán cubiertos cuando busque tratamiento para estas dolencias comunes.