No, los gatos nunca deben beber vino o cerveza

Muchos de nosotros no necesitamos una razón en particular para abrir una deliciosa cerveza, ni para descorchar una botella de vino al final de un largo día. Febrero presenta más oportunidades de lo habitual, con una serie de ocasiones centradas en el alcohol. Las fechas de celebración en el calendario incluyen el Kitten Bowl el 1 de febrero, seguido de cerca por el Día de San Valentín el 14 de febrero, el Día Nacional de la Bebida del Vino el 18 de febrero y el Día Nacional de Margarita el 22 de febrero. Durante días festivos como estos, es probable que un recipiente abierto pueda despertar el interés de nuestros gatos.

Permita que Catster se anticipe a la pregunta: '¿Pueden los gatos beber vino, cerveza o cualquier otro tipo de alcohol?', Afirmando sin dudar que no, los gatos nunca deben consumir alcohol de ningún tipo. Somos muy conscientes de que en los últimos años se han producido el advenimiento de rarezas de marketing como la cerveza para perros y el vino para gatos. Los ingredientes principales de la cerveza y el vino tradicionales no solo pueden ser tóxicos para los gatos, sino que en sus formas alcohólicas más vulgares, son potencialmente letales para nuestros amigos felinos.

Las uvas y el lúpulo pueden ser tóxicos para los gatos

Todos los viticultores aficionados y entusiastas de la elaboración de cerveza casera deben ser conscientes de que los componentes esenciales de su trabajo, uvas y lúpulos, deben mantenerse alejados de cualquier gato o gatito en las instalaciones. Los vínculos entre las uvas y los trastornos digestivos, que incluyen diarrea y vómitos, y el posible daño renal en los perros, están bien establecidos. Si bien el riesgo para los gatos que presentan las uvas tiene menos evidencia anecdótica y oficial detrás, es suficiente para generar advertencias tanto de ASPCA como de PetMD.

Dado que los perros son más propensos a ingerir artículos no alimentarios que los gatos, existe, nuevamente, una evidencia mucho más clara de que los lúpulos utilizados en la elaboración de cerveza son plantas tóxicas para los perros. Lo que sí sabemos es que, para los perros, comer lúpulo causa fluctuaciones dramáticas de la temperatura corporal, efectos nocivos sobre la capacidad de la sangre para coagularse y fluir, e incluso la muerte dentro de las seis horas posteriores a la ingestión. Su gato puede disfrutar de una uva de vez en cuando, o expresar interés en una pasa, pero como regla general, es mejor mantenerlo libre de uvas y lúpulos.



Intoxicación por alcohol y etanol en gatos

El 'vino' para gatos mencionado anteriormente se elabora a partir de jugo de uva diluido mezclado con los aceites esenciales de la hierba gatera. Si está dispuesto a permitir que su gato experimente con jugo de uva y tuvo la suerte de tener una de las 1,000 botellas producidas durante su corrida inicial importada de Japón, más poder para usted. Sin embargo, una cosa está fuera de toda duda o negociación y es la realidad de la intoxicación por alcohol y etanol en los gatos. Debido a que los cuerpos de los gatos son tan pequeños en comparación con los de sus dueños, lo que podríamos considerar un sorbo de cerveza, vino o una bebida mezclada como una margarita, puede poner en peligro la vida de un gato.

El hígado y los riñones de un gato, al igual que los de sus dueños, son órganos resistentes y trabajadores. Entre sus funciones normales, están llamadas a procesar y filtrar toxinas, ayudar en la digestión y facilitar la eliminación de desechos. Lo que los humanos considerarían una cantidad completamente insignificante de alcohol, ya sea alcohol de grano, vino, cerveza u otro, puede ser un peligro mortal para un gato adulto completamente desarrollado, y mucho menos para un gatito desprevenido.

Cuanto mayor sea el contenido de alcohol o etanol de una bebida determinada, mayor será el riesgo para la salud de su gato. Ve a buscar cucharas de medir a tu cocina; una cucharadita de alcohol de grano es suficiente para causar síntomas de toxicidad por alcohol en gatos. Tres cucharaditas, o una cucharada, pueden poner a un gato sano en coma. Al igual que con los humanos, si el gato ha comido comida recientemente hace una pequeña diferencia. Es más probable que los gatos experimenten consecuencias nefastas por la intoxicación por alcohol con el estómago vacío.

Síntomas de intoxicación por alcohol en gatos

Se debe evitar que los gatos consuman activamente bebidas alcohólicas. Cualquier derrame o falta de fiesta que cometa en presencia de sus gatos debe limpiarse a fondo cuando ocurra. En cualquier momento entre 15 minutos y dos horas bebiendo cerveza o vino, o incluso simplemente absorbiendo alcohol a través de la piel, los gatos pueden comenzar a presentar síntomas de intoxicación por alcohol, más formalmente conocida como toxicosis por etanol.

Los síntomas reflejan los de los humanos, incluida la desorientación y los mareos, junto con una marcada incapacidad para controlar sus intestinos y vejigas. Dependiendo de cuánto hayan ingerido o absorbido, los gatos pueden experimentar deshidratación, temperaturas corporales más bajas y su sangre puede volverse ácida, condiciones que pueden tener efectos en cascada negativos en todo el cuerpo de un gato. Si cree que su gato ha consumido alcohol, lo mejor que puede hacer es llevarlo al veterinario sin demora.

¡Cualquier cosa que contenga alcohol puede poner en peligro a tu gato!

La cerveza, el vino o cualquier tipo de bebida alcohólica pueden tener efectos inmediatos y notables en sus gatos y pueden ser letales para los gatitos. Esta precaución se extiende a cualquier cosa con el menor contenido alcohólico o fermentado. Eso significa que cualquier alimento preparado con alcohol, desde pasteles hasta platos de carne, así como cualquier producto doméstico común, desde jarabes para la tos hasta soluciones de limpieza, debe estar fuera de los límites. Todos estos deben almacenarse cuidadosamente cuando no estén en uso o bajo observación humana directa.

Las cantidades más pequeñas de cerveza, vino u otras bebidas alcohólicas pueden abrumar fácilmente los órganos que componen los sistemas de filtración natural de un gato y pueden tener consecuencias mucho peores. Por supuesto, disfrute del Día Nacional de Beber Vino con sus amigos humanos o tome una cerveza de temporada con un ser querido el Día de San Valentín. Si bien el deseo más profundo del dueño de un gato puede ser tratar a su gato como un miembro de la familia o un amigo de confianza, se recomienda encarecidamente que esto no se extienda a compartir nuestra bebida alcohólica favorita con ellos.

Obtenga más información sobre la nutrición de gatos con Catster:

  • ¿Vino para gatos? Los míos son borrachos impenitentes sin él
  • ¿Vino para gatos? Es algo real
  • 5 maneras en que mis gatos me mantienen sobrio
  • Y ahora, 9 gatos con problemas de alcohol